viernes, 30 de agosto de 2013

El canto a la mujer libre

Ella es la mujer de mañana, o mejor, osemos decirlo: ella es la mujer de hoy. La igual. En la que se despliega toda esta novela, en la que el problema social de la mujer se encuentra resuelto y superado.

    Es en el transcurso de sus viajes a la URSS a principio de los años 30 cuando Aragon descubre una literatura al servicio de la revolución proletaria. Desde el punto de vista de su compromiso político, el hombre encontrará la prolongación de esta inspiración en la acción política llevada a cabo durante la Guerra Civil Española y, más tarde, en la Segunda Guerra Mundial. En lo se refiere a su compromiso literario, el autor expondrá su ideología en su manifiesto Pour un réalisme socialiste (1935) y aplicará su ideario en el ciclo romanesco Le Monde réel, que inaugurará con Les Cloches de Bâle.
            Su responsabilidad política e ideológica, la toma de consciencia y el replanteamiento de los valores, fundamentos y principios sociales y literarios, darán lugar a una nueva ola creadora fundada en el “realismo socialista”. Según esta corriente, la Historia comprende un sentido, una significación y una dirección que tendrá que alcanzar el socialismo mundial. Dicho de otra manera, se trata de un ejercicio literario portador de un importante peso teórico, garante de los valores de la cultura obrera.
Así pues, a partir de 1934 Louis Aragon aborda la redacción del ciclo Le Monde réel. Se trata de una serie de cinco novelas, un impotente edificio sociológico que narrará el devenir de una amplia red de personajes procedentes de diferentes clases sociales, desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX.
            Para inaugurar esta obra, el autor elige la figura de tres mujeres que conducirán el argumento novelesco hasta llegar a la celebración del Primer Congreso Socialista Internacional que tuvo lugar en Basilea en 1912.
            Aragon pone, pues, su literatura al servicio de la revolución social y socialista, a favor de los derechos de la mujer moderna, de su emancipación y de su papel en la sociedad.  Él se hace eco de las revueltas sociales que tuvieron lugar en la Francia de principios del siglo XX, es testigo de las reivindicaciones de la clase proletaria, de las huelgas, de la lucha anarquista, del tiempo de la evolución y de la lucha social. Es tiempo de la mujer que lucha para encontrar su voz en la sociedad, es tiempo de la mujer libre y emancipada… Es tiempo de cantar a la mujer.



         Para desarrollar su hilo argumentativo, Aragon sitúa en el centro de su obra a tres mujeres de tres clases sociales diferentes, con una ideología y un modo de vida bien distinto entre ellas. De esta manera, cada parte de la novela tiene a una de las tres mujeres como protagonista: Diane de Nettencourt, Catherine de Simonizdé y Clara Zetkin. Cada mujer desarrolla su papel con un rico y complejo contexto histórico y sociológico como telón de fondo.
          La obra de Aragon y, concretamente, la segunda parte, consagrada a la figura de Catherine, constituye todo un manifiesto revolucionario donde los principios anarco-feministas y socialistas se presentan a lo largo de la trama, siguiendo el orden cronológico de la narración. También hay que mencionar la inclusión de personajes reales que concretizan la trama y le aportan un aire de veracidad histórica remarcable. Es el caso del anarquista Albert Libertad, de la comunista y feminista Alexandra Kollontaï, del matrimonio Lafargue, de Lenin, Pablo Iglesias, Jaurès, entre tantos otros. 




            Clara Zetkin  toma la palabra, en nombre de todas las mujeres, en el Congreso Socialista Internacional de Basilea, en 1912.
         Desde el punto de vista de la evolución del movimiento feminista, las corrientes anarquista y socialista han jugado un papel innegable y sus teóricos más destacados han dedicado gran parte de su obra a axiomatizar el papel de la mujer, sus derechos y su emancipación.
             Como aproximación muy general, diremos que la lucha feminista, una lucha difícil, larga y rica, encuentra sus raíces históricas en el siglo XVIII y ha continuado, con fuerza, hasta nuestros días, dejando tras de sí una estela imborrable. Desde esta fecha, más o menos aceptada, hemos heredado el nombre, el pensamiento y el legado de mujeres emblemáticas que dan cuenta de la toma de conciencia sobre las desigualdades entre sexos, diferencias socialmente adquiridas y asumidas, así como de la voluntad de emancipación y liberación femenina, de la aspiración a la igualdad social, moral y política. Es el caso de Olimpia de Gouges, de Flora Tristan, de Jeanne Deroin, de Emma Goldman, Nelly Roussel o la organización española Mujeres Libres, creada en 1936 para luchar contra la opresión de las mujeres, su explotación económica y la ignorancia sustentada sobre el capitalismo, el patriarcado y la religión. Y, evidentemente, es también el caso de nuestra mujer Clara Zetkin, presentada en esta novela como la mujer de mañana, o más bien, como la encarnación de la esperanza y del optimismo de todas las mujeres, luchadoras, trabajadoras, madres, hermanas, hijas, compañeras, unidas por un mismo sentimiento….el que liberará a la mujer. 



          
La Perra 

Les Cloches de Bâle, Louis ARAGON, Éditions Gallimard, 1934
         


2 comentarios:

  1. Nos ayudas compartiendo nuestra petición.
    A la Comunidad autónoma Extremeña y al Instituto del Patrimonio Cultural de España: Pedimos la Restauración del Castillo de Miramontes en Azuaga (Badajoz)http://www.change.org/es/peticiones/a-la-comunidad-aut%C3%B3noma-extreme%C3%B1a-la-rehabilitaci%C3%B3n-del-castillo-de-miramontes-en-azuaga-badajoz

    ResponderEliminar
  2. Nos ayudas compartiendo nuestra petición.
    A la Comunidad autónoma Extremeña y al Instituto del Patrimonio Cultural de España: Pedimos la Restauración del Castillo de Miramontes en Azuaga (Badajoz) http://www.change.org/es/peticiones/a-la-comunidad-aut%C3%B3noma-extreme%C3%B1a-la-rehabilitaci%C3%B3n-del-castillo-de-miramontes-en-azuaga-badajoz

    ResponderEliminar