miércoles, 10 de julio de 2013

La chaqueta afrodisíaca




Máquina de pensar compuesta por Salvador Dalí. Chaqueta recubierta de vasos de licor con Pippermint. Tiene la ventaja aritmética de las combinaciones y juegos de números paranoico-críticos susceptibles de ser evocados por la situación antropomórfica de los vasos. 
 Diccionario abreviado del Surrealismo

Chaqueta afrodisíaca


 Salvador Dalí creía en el Surrealismo como si de una religión se tratara.... él creía en el Surrealismo con una fe sin límites; creía en su estética, en el modo de vida que le aportaba, en el abanico de posinilidades creadoras que el movimiento le ofrecía. 

Dalí ha sido considerado como el genio de la pintura surrealista y, aunque bien ha merecido este título, también supo ganarse otro, el de creador de una estética totalmente personal y peculiar, reconocible e icónica, que toca dominios diferentes. 

Dalí a dotado al Surrealismo de un enorme corpus de obras pictóricas que conforman la bandera y el emblema surrealista, desde cualquier punto de vista. Sin embargo, el artista también a atribuido al movimiento de una gran cantidad de objetos; objetos cuya función escapa de la funcionalidad, cuya naturaleza reposa en el principio de irracionalidad o de simbolismo, buscando despertar, provocar y desvelar secretos escondidos del subsconciente, en busca de la sorpresa y de la fascinación.

Como si de un cadáver esquisito se tratara y con una técnica próxima de los ready made de Marcel Duchamp, Dalí procede normalmente por la combinación de un objeto "normal", es decir, próximo a la estética y a la figuración tradicional al que le añade, ya sea otro elemento sin ninguna relación, ya sea una marca distintiva que dará lugar, tras esta transformación, a un objeto único dotado de una enorme banalidad funcional, donde la relación entre la realidad y la dimensión inconsciente es forzada al extremo.

Según el artista, "El objeto surrealista debe ser absolutamente inútil tanto desde el punto de vista práctico como del racional. Él materializaría, con el máximo de tangibilidad, las fantasías espirituales de carácter delirante". La vida secreta de Salvador Dalí, 1942.


Danza del tiempo
Rinoceronte Cósmico
El ojo del tiempo


El minotauro

Teléfono afrodisíaco

Silla Leda

                                                                                                             
La Perra

No hay comentarios:

Publicar un comentario