jueves, 10 de enero de 2013

La liberación de los sentidos: Erik Satie

 
 Según el Primer Manifiesto, el Surrealismo es "el automatismo psíquico puro por el que nos proponemos expresar ya sea verbalmente, ya sea por escrito, ya sea de cualquier otra amnera, el funcionamiento real del pensamiento".
  Cuando pensamos en el surrealismo, pensamos en los pintores o escritores célebres, es decir, nos posicionamos del lado más visual que este arte nos ofrece, así como de las percepciones y las concepciones que provienen de los ojos... Sin embargo, existe otro dominio, aquel que juega con los sentidos y, más aún, con el sentido del oído.

Le violon d'Ingrès, Man Ray, 1924

Erik Satie (1866-1925) es, probablemente, el compositor que más se ha asociado al período surrealista, aunque nunca se haya denominado como tal y aunque muriera en los albores del movimiento.
En cualquier caso, su música presenta aspectos  muy próximos a la estética surrealista (más, quizás incluso, dadaísta) y sus obras han contribuido al conocimiento y a la comprensión de la "liberación total de los sentidos".
Así pues, ¿no llega él, a través de su música, a expresar el funcionamiento real del pensamiento?

Os propongo una práctica totalmente surrealista, cercana a las experiencias de escritura automática: situaros en un lugar tranquilo y armaros de una hoja en blanco y de un lápiz. Escuchad la obra de Satie "Gymnopédie numéro 1" y cerrad los ojos...dejad libre curso a vuestro pensamiento y a vuestra mano, que ella siga el ritmo de la melodía... veréis como lo maravilloso se concretiza en vuestro papel, a través de la magia de la música. 



Enlaces de interés:
 
La Perra 

No hay comentarios:

Publicar un comentario