Argos

Argos, verano de 2010
Cuando paso junto a tu tumba, amigo,
parece que de pronto voy a verte,
que has roto la cadena de la muerte
y como tantas veces voy contigo.

Me creo que todavía voy contigo
y silvo al viento para detenerte
que no te pierdas más, que pueda verte
que nada ocurrirá si estás conmigo.

Más... junto a la verdad importuna
tu sombra emerge en llantos fugitivos
olfatenado mis penas una a una.

Y bajo el murmullo de los olivos
a salvo ya del susto de la luna
oirás como ladran los perros vivos.

Cayetano IBARRA, 11 de noviembre, 2010

Comentarios

  1. Este Cayetano Ibarra, ¿es el etnógrafo? Es magnífico este poema de sonetos, muy bueno. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ARTE COMO CONTRAPODER

L'amour jusqu'aux enfers: Eurydice de Jean Anouilh

Victor Hugo: l'engagement et le Drame Romantique