sábado, 27 de diciembre de 2014

Guern-Irak



En enero de 1937, el Gobierno de la República Española encargó a Picasso un gran cuadro de 11X4 que presidiría el pabellón español de la Exposición Universal de Paris, ese mismo año.

El 1 de mayo, el pintor malagueño abordó el encargo, realizando hasta 62 esbozos, hasta que, el 10 de mayo comenzó a pintar su gran obra. Todo el proceso, que tuvo lugar en un ático del número 7 de la rue des Grands Agustins, fue minuciosamente fotografiado y documentado por su entonces compañera, Dora Maar.




El 26 de abril, la localidad vasca de Guernika fue bombardeada y arrasada por la Legión Cóndor alemana. La noticia llega hasta los españoles residentes en París y la prensa francesa se hace eco de la barbarie. Los críticos y expertos de todos los tiempos, coinciden en el hecho de que las imágenes en blanco y negro, representando el horrible ataque y la destrucción indiscriminada de la población civil, constituyeron para el artista una inagotable fuente de inspiración.

En el Guernika de Picasso no hay bombas, no hay sangre… sólo barbarie, dolor y desesperación. La obra quedará, para siempre, en el imaginario colectivo como el símbolo antibelicista de todos los tiempos, un alegato contra la barbarie de la Guerra Civil española y de todas las guerras que se sucederán.


Menos conocida es la faceta de poeta del pintor malagueño. Sin embargo, además de su inconmensurable legado pictórico, Picasso nos dejó también hermosas y enormes composiciones poéticas, tintadas de una belleza extrema y de una surrealidad infinita.

En 2008, Enrique Morente, que ya había sentado las bases del flamenco-fusión-surrealista con su enorme obra Omega (a partir de textos de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca), retomó las poesías de Picasso y las envolvió de la majestuosidad del cante flamenco más puro en el disco Pablo de Málaga. 


Este disco se abre con el imponente tema Guern-Irak, una desgarradora seguirilla, basada en un texto del propio Picasso, al que el maestro Morente le imprime, al propio texto y al recuerdo de su cuadro, una sensibilidad y una fuerza desgarradoras. Los quejíos de la seguirilla, quizá el cante más doliente, plañidero y profundo de toda la genealogía del cante flamenco, dibuja los trazos sombríos del Guernika, recordando, al mismo tiempo, a través de una musicalidad sorprendente, el desgarro de la Guerra Civil española o la barbarie de conflictos más recientes, como el de Irak.

Enrique Morente, una vez más, absorbe, bebe e interioriza la obra de un maestro mezclando, de forma casi sinestésica, poesía, pintura y flamenco. 


La Perra

martes, 23 de diciembre de 2014

LA MUJER SURREALISTA: Mujer-Objeto/Mujer-Doble/Mujer-Sujeto

« Mujer: tiene que ser la última palabra de un moribundo o de un libro »
 Forneret. Diccionario abreviado del Surrealismo. 

Manos pintadas por Picasso. M.RAY

 Entre otros muchos aspectos, como el azar, la locura, el subconsciente o el sueño, la mujer encuentra su sitio en el imaginario surrealista y, en la mayoría de los casos, como reveladora de todos los elementos anteriores.
Objeto del “amor cortés”, imagen principal en las literaturas clásicas, renacentista y romántica, la mujer ha sido tratada en la literatura como un tema cualquiera de inspiración; en la mayoría de los casos, utilizada como figura pasiva. 


   Las Vanguardias artísticas, revolucionarias, innovadoras y subversivas, otorgan a la mujer un papel desconocido hasta ahora, como agente productivo y productor del arte. En concreto, el Surrealismo cree en la mujer como fuerza reveladora del arte y de la libertad, como inspiración desmedida y, lo que es más importante, como artista autónoma y emancipada, con voz crítica y propia. Como veremos más adelante, numerosas son las artistas que han formado parte de las filas surrealistas, dotando  al movimiento  de una sensibilidad y de una riqueza sin precedentes.


“… la mujer es el ser que proyecta la mayor sombra o la mayor luz en nuestros sueños. La mujer es fatalmente sugestiva; vive de otra vida que la suya propia; vive espiritualmente en las imaginaciones a las que se aparece y que ella fecunda”
Baudelaire, Diccionario abreviado del Surrealismo

La MUJER-OBJETO sufre, en el interior del Surrealismo, un cambio ontológico y decosificador que eleva su cuerpo, a menudo fraccionado, al estatus de obra de arte, incluso, al de ready-made, es decir, sacando el cuerpo femenino de su contexto social y artístico tradicional, para situarlo en una realidad superior (surrealidad), descontextualizada, que lo dotará de un significado amplio y nuevo, cargado de sugestión.
Por una parte, tengamos en cuenta este cambio que desmaterializa y decosifica el cuerpo femenino. Según la conceptualización surrealista y, más concretamente, según la teorización de Salvador Dalí, “el objeto surrealista debe ser absolutamente inútil tanto desde el punto de vista práctico como del racional. Él materializará, con el máximo de tangibilidad, las fantasías espirituales de carácter delirante (La vida secreta de Salvador Dalí, 1942).
Por otra parte y, en relación con estas “fantasías espirituales de carácter delirante”, no olvidemos el alto poder sensual/sexual que el cuerpo femenino despierta en el imaginario surrealista. A este respecto, Christine Coste, en la publicación sobre “La subversión des images”, exposición que tuvo lugar en el Centre Pompidou en 2010, escribió:

El cuerpo del delito
“En la pureza clásica del cuerpo de la amante, de la esposa, de la amiga o de simple modelo, el ojo del fotógrafo pone en escena e imprime el objeto del placer, del fantasma y del sueño. Reivindica su audacia y bascula la realidad, lo común, en un juego erótico donde el candor y la perversidad riman, o se yuxtaponen.  En este deseo –delirio-, el cuerpo del delito invariablemente femenino expresa el erotismo y sustenta el misterio, la extrañeza tan querida por los surrealistas. Hacer rimar, como Man Ray, la forma de un violín con la espalda de Kiki de Montparnasse y un famoso cuadro de Ingrès, o inscribir, como Marcel Mariën, un poema sobre la página en blanco de una piel, codiciada y amada, induce a la inversión, a la turbación y emancipa miradas y pensamientos. En total libertad”.
Christine Coste, La subversion des images: Surréalisme, Photographie, Film au Centre Pompidou.

Le violon d'Ingrès, M.RAY



A este respecto y, en relación directa con la fotografía surrealista, mención especial merece el papel del cuerpo femenino en la obra del artista Man Ray.
Este artista tomó, casi exclusivamente, el cuerpo de la mujer como fuente de inspiración, captando con su objetivo múltiples perspectivas de la fisionomía y la psicología femenina, aplicándole diferentes y novedosas técnicas que, como hemos señalado anteriormente, dotan la figura femenina de una amplitud y una configuración sin precedentes. 

Lee Miller Nude
Anatomie
Le retour à la raison
La prière

En segundo lugar, nos gustaría señalar la importancia de la MUJER-DOBLE en el panorama artístico surrealista. Nos referimos a mujeres que por su estatus de musas, compañeras o creadoras conjuntas, al lado de otros artistas, han contribuido a la construcción de una personalidad sumada, un alter-ego que hace incomprensible la existencia del hombre surrealista sin la figura complementaria de la mujer.

Cántico a Elisa, Louis Aragon

Te toco y veo tu cuerpo y tú respiras,
         ya no es el tiempo de vivir separados.
Eres tú; vas y vienes y yo sigo tu imperio
         para lo mejor y para lo peor.
Y jamás fuiste tan lejana a mi gusto.
Juntos encontramos en el país de las maravillas
el serio placer color de absoluto.
Pero cuando vuelvo a vosotros al despertarme
          si suspiro a tu oído
como palabras de adiós tú no las oyes.
Ella duerme. Profundamente la escucho callar.
Ésta es ella presente en mis brazos, y, sin embargo,
más ausente de estar en ellos y más solitaria
          de estar cerca de su misterio,
como un jugador que lee en los dados
          el punto que le hace perder.

El día que parecerá arrancarla a la ausencia
me la descubre más conmovedora y más bella que él.
De la sombra guarda ella el perfume y la esencia.
         Es como un sueño de los sentidos.
El día que la devuelve es todavía una noche.

Zarzales cotidianos en que nos desgarramos.
La vida habrá pasado como un viento enfadoso.
Jamás saciado de esos ojos que me dan hambre.
          Mi cielo, mi desesperación de mujer,
trece años habré espiado tu silencio cantando.

Como las madréporas inscriben el mar,
embriagando mi corazón trece años, trece inviernos,
          trece veranos;
habré temblado trece años sobre un suelo de quimeras,
          trece años de un miedo dulce amargo,
y conjurado peligros aumentados trece años.

¡Oh niña mía!, el tiempo no está a nuestra medida
que mil y una noche son poco para los amantes.
Trece años son como un día y es fuego de pajas.
           El que quema a nuestros pies malla por malla
el mágico tapiz de nuestra soledad.

Versión de: María Dolores Sartorio

Dalí y Gala, Breton y Nadja, Louis Aragon y Elsa Triolet, Max Ernst y Leonora Carrintong, Picasso y Dora Maar… Múltiples son los ejemplos de binomios recíprocos y complementarios que se desarrollan en el seno del surrealismo y, en la mayoría de los casos, la figura femenina logra emanciparse de su doble masculino para trazar una trayectoria propia e independiente.

Es el caso de Dora Maar, cuyo encuentro con Breton y Man Ray tiene lugar en la “Unión de intelectuales contra el fascismo” en 1934.  Esta artista, restratista y fotógrafa, participó en “Le crime de Monsieur Lange”, película de Jean Renoir de 1936. Paul Éluard le presentó a Picasso. 




A parte de la personalidad arrolladora de Dora Maar, muchas son las mujeres surrealistas que podríamos poner en valor y alabar.
La mujer surrealista, MUJER-SUJETO,consciente de su fuerza y de su papel en el panorama artístico y, por tanto, de la repercusión que su obra tendrá en el ámbito social, reescribe su feminidad, la defiende, la respalda y la subvierte en libertad. Se da al arte y al servicio del arte y de la revolución surrealista  pone su obra.  


Sin olvidarnos de personalidades como Rosa Klein, Lisette Model, Dolores Varo o Léonor Fini, nos centramos en el caso de Meret Oppenheim, que trastocó el panorama artístico con su obra “Déjeuner en fourrure”, altamente sugestivo, erótico y revelador. Pintora de formación y vocación, contribuyó a la construcción de su propio mito haciéndose fotografiar por Man Ray y exponiendo en el 6º Salón de los Surindependientes, junto a Jean Arp, Miró, Dalí, Magritte o Ernst, la obra que acabamos de mencionar que, además de provocar un gran escándalo en las mentes y formas tradicionales del arte, le otorgó un enorme éxito cuando su obra fue adquirida por el MOMA.




Leonora Carrinton, por su parte, destaca por su increíble obra pictórica y literaria (La Casa del miedo, 1938). Compañera sentimental de Max Ernst, participó en la Exposición Internacional del Surrealismo, en París y Amsterdam. Cabe destacar también su implicación política; tras la ocupación nazi en Francia, se vuelve colaboradora activa del Kunstler Bund, junto con otros artistas surrealistas, movimiento subterráneo de artistas antifascistas.




Destacamos igualmente la figura de Lee Miller, compañera y musa incontestable del fotógrafo Man Ray. Modelo de prestigiosas revistas de moda en Italia y en Francia, reafirma su fama contribuyendo a la grandeza y perpetuidad de la obra de Ray. En Nueva York abrió su propio estudio fotográfico en 1932 y, a su vuelta a París, conoció a Roland Penrose, fundador del movimiento surrealista en Londres.



Por último y, más allá de los límites franceses de creación, remarcamos la figura de Frida Kahlo. Con una técnica tremendamente original y colorista, poblada de animales, pájaros y demás elementos simbólicos, Frida toma como fuente de inspiración su biografía y su propio sufrimiento. André Breton, la invitó a exponer en Francia en 1939. Considerada por todos como emblema de la pintura surrealista femenina, ella misma afirmó que “esta tendencia no se correspondía con su arte, que ella no pintaba sueños, sino su propia vida”. En cualquier caso, fue admirada y valorada por artistas del movimiento como Picasso o Duchamp y su obra permanecerá siempre en el imaginario colectivo.




 Objeto de deseo, fuente de inspiración para el cine, la fotografía o la literatura, la mujer surrealista se desvela como ser libre y autónomo... El canto a la mujer libre.

"Si amas a la mujer, amas el surrealismo"

 La Perra

domingo, 30 de noviembre de 2014

ARTE COMO CONTRAPODER

La Literatura es la expresión de la Sociedad, como la palabra es la Expresión del Hombre.

Louis BONALD, Législation Primitive, 1802

De la cita de Louis Bonald, podríamos deducir que la literatura y, por extensión, el arte, significa una respuesta social y natural, el resultado, el efecto o consecuencia de un determinado contexto social que, al mismo tiempo, engloba parámetros de orden político, económico y religioso.


 En primer lugar y en concreto, nos situaremos en un contexto histórico muy concreto: la primera mitad del siglo XX, sin perder de vista sus antecedentes inmediatos, así como sus consecuencias.
El siglo XX es la época del despertar, el siglo de la tecnología y la ciencia; sin embargo, se trata también del siglo de las grandes guerras que determinarán, por una parte, el devenir político-social de la sociedad y, por otra parte, el camino que tomarán los movimientos artísticos surgidos en esta época, fuertemente implicados en los movimientos políticos más contestatarios, subversivos y activos.
A este respecto, resulta muy interesante y enriquecedor, estudiar de qué manera y en qué medida los ámbitos de la sociedad y del arte interactúan, se relacionan y se retroalimentan recíprocamente. 




En segundo lugar, resulta capital detenerse en la relación entre el arte y la política. Entendemos que el artista puede relacionarse con un movimiento político en cuestión de dos formas. Por una parte, señalamos el hecho de que la corriente política puede absorber y apoderarse de la obra de un artista. Esta es la relación que se establece, por ejemplo, en el caso de la cartelería propagandística bélica, donde el artista, más o menos comprometido con su contexto, utiliza su habilidad como mera herramienta de difusión de ideas, directrices o consignas.
De este fenómeno, los surrealistas supieron hacerse eco y el 23 de noviembre de 1951, Adrien Dax publicó en Le Libertaire un interesante artículo en el que, entre otras cosas, señalamos:


Por otra parte, señalamos una actitud opuesta; se trata del autor comprometido con su contexto, su evolución, el artista responsable y protagonista de su presente y de su futuro que decide poner su obra al servicio de su ideología política, considerándola como una herramienta de cambio, de lucha y de contrapoder.


El dadaísmo fue más un movimiento de agitación que un movimiento artístico. Dada proclamó el anti-arte, no para destruir el arte, sino para acabar con la conciencia de un mundo que había desaprobado su presunta sensatez. Las intenciones de Dada no fueron artísticas, y el hecho de que se manifestara con ayuda de medios artísticos, representando la negación de los medios y las normas estéticas de los mismos, se debe, probablemente, a que fueron artistas quienes iniciaron esta rebelión.
Sólo un arte desprovisto de toda lógica, podría ser el reflejo de una época en la que los valores de la razón han sido eclipsados. Es DADA, es el anti-arte, el anti-orden, la anti-estética... la antítesis total y absoluta.


A principios del siglo XX, la jóven generación de Zúrich, de formación literaria, musical, artística e intelectual, rechaza la gran guerra que amenaza a la civilización europea.
El uno de febrero de 1916, nace el Cabaret Voltaire, donde Hugo Ball, Huelsenbeck, Janco, Taeuber, Arp... ponen en escena sketches sin sentido, improvisan poesías onomatopéyicas, interpretan danzas bizarras, tocan músicas extrañamente paradoxales... el efecto producido en el público  es el de la provocación extrema: el rechazo de toda estética y de toda técnica es proclamado como la única posibilidad de espresión artística. 
En 1918, Tristan Tzara redacta el Manifiesto Dada "para mostrar que juntos se pueden hacer acciones opuestas, con una única respiración fresca"

El Dadaísmo acaba de nacer y, con él, un nuevo espíritu de revuelta sin precedentes que se expandirá por toda Europa y que significará, además, el impulso definitivo que el Surrealismo necesita para terminar de definirse como movimiento autónomo e independiente.


El surrealismo, por su parte, jugará un papel sin precedentes en los ámbitos de la historia, la filosofía y la literatura, entendida como herramienta de lucha. Primando el poder del subconsciente, el sueño, el azar, la supresión de normas opresoras de la creación artística y libre, conoceremos un movimiento increíblemente fértil en todas las facetas de creación artística



El movimiento Surrealista tiene por objetivo encontrar la unidad perdida de un mundo descompuesto y deshecho por los horrores de la Gran Guerra. Intenta de dar a la poesía y a la inspiración los plenos poderes del lenguaje, sin preocuparse de la forma, ya que "el lenguaje ha sido dado al hombre para que haga de él un uso surrealista". El Surrealismo sueña, por tanto, con una sociedad libre y renovada, con un mundo donde el amor, la libertad y la poesía reinen. 
La escritura automática, entre otras técnicas desarrolladas por el Surrealismo, pone al servicio de la producción literaria posibilidades creadoras sin precedentes y con alternativas infinitamente ricas, como el pensamiento humano. Esta técnica ha dado lugar a nuevos campos semánticos, así como a nuevos procedimientos expresivos. El Surrealismo puede caracterizarse por el valor acordado a lo irracional y al azar, en tanto que elementos fundadores del arte; sin embargo, hay que señalar que el valor otorgado al inconsciente no implica la desconsideración de las facultades conscientes, si no, la desaparición de su hegemonía. 

Dado que el Surrealismo se funda sobre el inconsciente, el sueño, el libre curso del pensamiento, la asociación libre de ideas, la libertad en sí misma... no podrán existir dos representaciones artísticas iguales, de la misma manera que no hay dos espíritus idénticos; he aquí la amplitud surrealista, he aquí la grandeza de Los campos magnéticos.
Y he aquí, paradójicamente, la extrema grandeza de esta obra, en el momento en el que, precisamente, dos almas unidas por el mismo sentimiento se ponen de acuerdo para crear juntas.

Más sobre Los Campos Magnéticos

Nos interesamos por las implicaciones políticas de ambos movimientos, principalmente. Históricamente, el Dadaísmo ha sido vinculado al Anarquismo, mientras que el Surrealismo, por su parte y, debido a la implicación política demostrada de la mayoría de sus componentes, se ha relacionado con el Comunismo. Sin embargo, tendremos la oportunidad de ver cómo, a lo largo de la historia y de la trayectoria artística del surrealismo, el movimiento se desvincula poco a poco del ideario comunista para abrazar, por convicción personal, ideológica y artística, al anarquismo, dando lugar a una forma de arte al servicio de la política.


MÁS SOBRE DADA:
- Ready-Mady: Fontaine de Duchamp: http://laperraextremena.blogspot.com.es/2013/01/fuente.html
- Fotografía de Man Ray: http://laperraextremena.blogspot.com.es/2012/11/la-subversion-de-limage-man-ray.html

MÁS SOBRE SURREALISMO:
-Primer Manifiesto del Surrealismo (Entrada sólo en francés): http://laperraextremena.blogspot.com.es/2012/01/premier-manifeste-du-surrealisme.html
- Cadáver Exquisito: http://laperraextremena.blogspot.com.es/2012/11/el-cadaver-exquisito-bebera-el-vino.html

BIBLIOGRAFÍA DE INTERÉS:
- Surrealismo y Anarquismo; Plinio Augusto Coelho
- Surrealismo, Eros y Política; Alyce Mahon
- L'Image au Service de la Reévolution; Michel Poivret

La Perra


miércoles, 22 de octubre de 2014

Poisson/Poison


Jouer avec ton poisson
à la lueur de nos rêves.
Fémissement spasmodique,
embouchure liquide.
Me reconnaître bue
dans ta grammaire kaleïdoscopique,
empoisonée de hasard.




La Perra

domingo, 19 de octubre de 2014

INTELEXUALITÉ, Chanter le désir...

“J’étais arrivé à ce point d’émotion où se rencontrent les sensations célestes données par les Beaux Arts et les sentiments passionnés. En sortant de Santa Croce, j’avais un battement de cœur, la vie était épuisée chez moi, je marchais avec la crainte de tomber. »


Rome, Naples et Florence, Stendhal, 1826

Le retour à la raison, M.RAY

Image horizontalement neosurréaliste pour des âmes libres. Pulsion qui doit absolument être mise en pratique, afin d’honorer le hasard, dans les cordonnées synesthétiques d’un temps liquide, dans des vallées et des gémissements.
S+O

Ma femme à la chevelure de feu de bois
Aux pensées d'éclairs de chaleur
À la taille de sablier
Ma femme à la taille de loutre entre les dents du tigre
Ma femme à la bouche de cocarde et de bouquets d'étoiles de dernière grandeur
Aux dents d'empreintes de souris blanche sur la terre blanche
À la langue d'ambre et de verre frottés
Ma femme à la langue d'hostie poignardée
À la langue de poupée qui ouvre et ferme les yeux
À la langue de pierre incroyable
Ma femme aux cils de bâtons d'écriture d'enfant
Aux sourcils de bord de nid d'hirondelle
Ma femme aux tempes d'ardoise de toit de serre
Et de buée aux vitres
Ma femme aux épaules de champagne
Et de fontaines à têtes de dauphins sous la glace
Ma femme aux poignets d'allumettes
Ma femme aux doigts de hasard et d'as de c¦ur
Aux doigts de foin coupé
Ma femme aux aisselles de martre et de fênes
De nuit de la Saint-jean
De troène et de nid de scalares
Aux bras d'écume de mer et d'écluse
Et de mélange du blé et du moulin
Ma femme aux jambes de fusée
Aux mouvements d'horlogerie et de désespoir
Ma femme aux pieds de moelle de sureau
Ma femme aux pieds d'initiales
Aux pieds de trousseaux de clée, aux pieds de calfats qui boivent
Ma femme au cou d'orge imperlé Ma femme à la gorge de Val d'or
Du rendez-vous dans le lit même du torrent
Aux seins de nuit
Ma femme aux seins de taupinière marine
Ma femme aux seins de creuset du rubis
Aux seins de spectre de la rose sous la rosée
Ma femme au ventre de dépliement d'éventail des jours
Au ventre de griffe géante
Ma femme au dos d'oiseau qui fuit vertical
Au dos de vif-argent
Au dos de lumière
À la nuque de pierre roulée et de craie mouillée
Et de chute d'un verre dans lequel on vient de boire
Ma femme aux hanches de nacelle
Aux hanches de lustre et de pennes de flèche
Et de tiges de plumes de paon blanc
De balance insensible
Ma femme aux fesses de grès et d'amiante
Ma femme aux fesses de dos de cygne
Ma femme aux fesses de printemps
Au sexe de glaïeul
Ma femme au sexe de placer et d'ornithorynque
Ma femme au sexe d'algue et de bonbons anciens
Ma femme au sexe de miroir
Ma femme aux yeux pleins de larmes
Aux yeux de panoplie violette et d'aiguille aimantée
Ma femme aux yeux de savane
Ma femme aux yeux d'eau pour boire en prison
Ma femme aux yeux de bois toujours sous la hache
Aux yeux de niveau d'eau de niveau d'air de terre et de feu .

Topinambour sporadique, A.Breton


Anatomie, M.RAY

Puisqu'il le faut


Dans le lit plein ton corps se simplifie
Sexe liquide univers de liqueur
Liant des flots qui sont autant de corps
Entiers complets de la nuque aux talons
Grappe sans peau grappe-mère en travail
Grappe servile et luisante de sang
Entre les seins les cuisses et les fesses
Régentant l'ombre et creusant la chaleur
Lèvre étendue à l'horizon du lit
Sans une éponge pour happer la nuit
Et sans sommeil pour imiter la mort.

Frapper la femme monstre de sagesse
Captiver l'homme à force de patience
Doucer la femme pour éteindre l'homme
Tout contrefaire afin de tout réduire
Autant rêver d'être seul et aveugle.

Je n'ai de cœur qu'en mon front douloureux.

L'après-midi nous attendions l'orage
Il éclatait lorsque la nuit tombait
Et les abeilles saccageaient la ruche
Puis de nos mains tremblantes maladroites
Nous allumions par habitude un feu
La nuit tournait autour de sa prunelle
Et nous disions je t'aime pour y voir.

Le temps comblé la langue au tiers parfum
Se retenait au bord de chaque bouche
Comme un mourant au bord de son salut
Jouer jouir n'était plus enlacés
Du sol montait un corps bien terre à terre
L'ordre gagnait et le désir pesait
Branche maîtresse n'aimait plus le vent

Par la faute d'un corps sourd
Par la faute d'un corps mort
D'un corps injuste et dément.


P.Éluard 






Elle est debout sur mes paupières

Et ses cheveux sont dans les miens,
Elle a la forme de mes mains,
Elle a la couleur de mes yeux,
Elle s’engloutit dans mon ombre
Comme une pierre sur le ciel.

Elle a toujours les yeux ouverts

Et ne me laisse pas dormir.
Ses rêves en pleine lumière
Font s’évaporer les soleils,
Me font rire, pleurer et rire,
Parler sans avoir rien à dire.

P.Éluard



« L’amour réciproque, le seul qui saurait nous occuper ici, est celui qui met en jeu l’inhabitude dans la pratique, l’imagination dans le poncif, la fois dans le doute, la perception de l’objet intérieur dans l’objet extérieur. »

A.Breton et PH. Soupault

Nous nous attendions sans l’attendre.
Animalement douce,
Sexuellement révolutionnaire.
Je te désire à toi et je te désire tout.
Depuis ton regard de loin ou ton petit doigt caressant mon poignet
Jusqu’au soupir qui accompagnera ta dernière charge.
Je te désire riant, chantant ou de dos.
Loin ou sous mon corps.
Je te désire à toi et je te désire tout.
Libre et attaché à mon âme.
Je te désire prenant un café ou buvant de mon sexe.
Echappons, allons vivre à l’île du cocotier.

Seule, T.LAUTREC

 La Perra